The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

Marín en los albores de la Escuela Pública

Carriola.Julio Santos Pena.10.01.22

El Grupo Escolar, actual escuela infantil “O Grupo” fue la primera escuela pública mínimamente decente en Marín que empezó a funcionar justamente a finales del siglo XIX manteniendo actualmente su estructura física inicial. Y no fue fácil en aquellos momentos de la historia local, conseguir semejante mejora educativa por la precariedad económica en que se encontraba el ayuntamiento marinense que, hasta ahí, se las arregló como pudo con precarias escuelas en ruinosos locales.

Y echamos mano una vez más del libro de Manuel Cendán Vilela “Marín en las Tarjetas Postales Antiguas” donde nos explica el origen y la razón de la Enseñanza Pública en Marín, extrayendo de sus laboriosas investigaciones la realidad existente a principios del XIX en que las escuelas estaban ubicadas en locales pésimos para esa labor y, alguno, en estado ruinoso. Lo que ocurría era, sencillamente que se estaba viviendo una crisis económica en el municipio derivada, sustancialmente, del cierre de varias fábricas de salazón que fueron desapareciendo en cadena cuando habían sido la base del sustento local. El municipio no tenía fondos para mejorar la penosa situación y las críticas se sucedían por ella, lo que apretaba a los políticos de entonces  que, en cambio, fracasaban, una y otra vez, en el intento de compra de algunos edificios apropiados para la labor educativa. Y fue en el año1869 cuando se encontró una solución precaria alquilando a Benito Sobral Graña una casa en la Calle Ancha (actual Concepción Arenal) con un contrato de seis años. El ayuntamiento se escudaba en la situación de crisis económica y en asegurar que los párvulos de 3 a 5 años en número superior a doscientos eran atendidos por escuelas particulares, y así fue “remando” para justificar su propia carencia.

Y en 1883 se acrecienta la crisis porque el propietario de la casa alquilada como escuela  pide un aumento imposible de renta pero, además,  el arquitecto Fernández Calvacho declara que la casa estaba en ruinas por lo cual hubo que clausurar la actividad escolar en ella.

Vuelta a buscar una solución que se encontró en el alquiler del edificio que conocemos hoy como “De Pais” o “De Baladrón”, ubicado frente a los jardines y que tantas funciones tuvo hasta encontrarse en la actualidad también en ruinas. Era de  Soledad Méndez Núñez y se encontraba deshabitado y el ayuntamiento consiguió un acuerdo con Soledad que impuso unas condiciones entre las que se encontraba la cuantía del alquiler en dos pesetas diarias, condiciones aceptadas por el ayuntamiento por lo que se instaló allì la escuela de niños y niñas hasta el año 1899 dado que el contrato se hizo por tiempo limitado. Cendán recoge también que en esta época había una escuela de niños y niñas en la Banda do Río, calle Castillo número 85 que fue autorizada en 1887 para dar un piso alto, y se supone que se trataba de una escuela privada.

El Grupo Escolar

Pero ninguna de estas soluciones era adecuada ni colmaba las aspiraciones del pueblo ni de sus responsables, eternamente aquejados de crisis. La necesidad de un edificio para albergar las escuelas llevó a la corporación a tomar un acuerdo el 7 de octubre de 1888 de solicitar al Gobierno una subvención del 70 % del importe de la construcción de un edificio adecuado, y se remitió un proyecto de Sesmeros a Fomento recibiendo en enero de 1893 una respuesta  positiva de concesión de una ayuda de 81.465 pesetas. Otra subvención de la Dirección General de Instrucción Pública por valor de 88.955 a recibir en cinco años, hacen que el ayuntamiento se apresure a celebrar la subasta y adjudicar la obra al contratista Leonardo Vilanova García.

Claro que, explica Cendán Vilela, ya se tenía la financiación y contrata de obra pero no los terrenos, lo que animó a la corporación a nombrar una comisión para que, junto con el arquitecto, determinen un terreno adecuado para la construcción. Y dieron con los 1.296 metros cuadrados posibles en lo que de aquella eran casi las “afueras” de Marín porque, dice el relato, “en el centro de la villa no hay solares con extensión suficiente”. Se estudiaron algunas propuestas pero se decidió que el mejor lugar era el situado en la carretera Pontevedra Cangas (Travesía de la Reina) lugar conocido como “Jardín de Abajo” y situado entre un sendero que de dicha carretera pasa al Inferniño, y el riachuelo denominado de La Mouta.

El sitio era el ideal y hubo que negociar con sus propietarios Antonio Fandiño do Pazo, Guadalupe Martínez y Agustín Pérez Areosa para ocupar un terreno de 72 metros de largo por 19 de ancho. En 1895 se acuerda realizar los trámites de compra.

En mayo de 1896 el arquitecto Siro Borrajo presenta su dimisión y surgen problemas de entendimiento por los materiales empleados especialmente en la madera. Al final se hace cumplir el pliego de condiciones al contratista y terminadas las obras se recibe la escuela por el Pleno de la Corporación, el 6 de noviembre e 1898.

Tres meses después el ayuntamiento ordena el traslado de los materiales  de las escuelas precarias al nuevo edificio  y se pone en marcha la nueva que, ya en 1913, siendo alcalde Félix Massó, el Ministerio de Instrucción la convierte en Escuela Nacional en Graduada, con tres secciones.

Hoy, con prácticamente la misma estructura, el viejo Grupo Escolar acoge una intensa escuela de Educación Infantil.

Pero el historial de Educación en Marín es muy largo e interesante por lo que seguiremos aprovechando el ingente trabajo de Manuel Cendán Vilela que, antes de fallecer ,nos dejó el testimonio impagable de su libro.