The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

Desde mi Escorial para Carriola de Marín: Volver

 

Carriola.José Ruiz Guirado 01.06.22

“EL corazón es como un manicomio, siempre hay espacio para una locura más”.

NO SÉ, ciertamente, a quién pertenece esta frase. Pero, por su significación, no podía obviarla  al iniciar este escrito. Tampoco sé si en este texto tenga cabida o razón. Lo cierto es que decidí añadirlo y aquí está, venga a cuento o no.

VOLVER, regresar viene a ser un verbo anhelado en Galicia. Y, en Marín, no podía ser menos. Quienes marcharon, saben de la trascendencia de su significado. Según Ramón Piñeiro, muchas veces, «morriña» y «saudade” se usan como sinónimos, pero son sentimientos diferentes. La saudade es un sentimiento que siempre resultó difícil de definir, identificamos la saudade proponiendo varios sentimientos como la nostalgia, la melancolía es la propia morriña; todos correspondientes a la línea de tristeza.  Esto se debe a que el carácter depresivo que tiene la tristeza favorece la interiorización, atrae la intimidad y justo por eso, tiene cierto punto de contacto con la saudade. Pero no llegan a ser la misma cosa. La morriña puede ser, en algún caso, una consecuencia de la vivencia de la saudade. Cuando una persona siente saudade puede salir de este sentimiento de dos maneras: o entregándose a un pulo de transcendencia, el sentido final del cual es la procura del Ser, o se abandona a una especie de pasividad interior «que conduce a la caída en la morriña» (melancolía).

NOSOTROS, en esta propuesta, nos hemos avenido al “VOLVER”. Igual nada tiene que ver con “nostalgia”, “melancolía”, “morriña”, “tristeza” o “intimidad”. Sin embargo, recordando a Cunqueiro, vuelven las mareas, vuelven los temporales, vuelven las estaciones, vuelven las personas.    

¿ESTAMOS constantemente volviendo? Quizá. A veces no se sabe a dónde o cómo. Lo decíamos en la cita que encabeza esta plana: en el manicomio del corazón, siempre hay un espacio para una locura más. Hoy, hemos propuesto volver. Quizá, lo más cuerdo sea pensar que, lo hacemos con esta propuesta en forma de escrito, en la que retomamos un encuentro con quienes tienen la generosidad de leernos. ¿Estaremos tomando el punto de vista omnisciente y, a modo unamuniano? Lo cierto es que, hemos vuelto a esta cita. Nos place.