The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

Un tufo a podrido huele en los montes de Morrazo

Carriola.Julio Santos Pena.25.11.21

Por delante diré que este asunto de los molinos de viento en los montes de Morrazo concita el rechazo de muchos pero también el favor de otros, pocos, pero otros. Yo estoy con los primeros porque me da una pena enorme que se destrocen los paisajes maravillosos que tenemos en esta comarca con semejantes aparatos de doscientos metros de altura que necesitan cientos de metros cuadrados para su instalación; que producen un ruido continuo, día y noche, insoportable y lo que sobre en Galicia es quien lo atestigüe porque esta película de horror ya la han visto en multitud de lugares gallegos seguramente con las mismas promesas y sabe Dios que otras “cosas”. Y es que entiendo que esos aerogeneradores están pensados para zonas muy separadas de los núcleos donde viven familias y no para lugares como Morrazo donde producirían una “desfeita” eterna.

Y, de los que están en contra de la destrucción de nuestro paisaje, surgió la Plataforma que defiende esa idea la cual intenta explicar la realidad del problema a los morracenses. Y para ello tenían convocado un “roteiro”, para el 27 de este mes, el próximo sábado, por los montes de Ardán y Cela, saliendo del Área Recreativa de Chans de Cela para recorrer el paisaje que los monstruos eléctricos destrozarán sin ninguna duda en aras de una producción eléctrica de la que se beneficiará no sé quien, porque aquí en nuestros ayuntamientos no veremos un duro y nos quedaremos con los fantasmas de don Quijote.

Y hete aquí que quienes mandan la Comunidad de Montes de Cela, que es del concello de Bueu, han prohibido el paso de los andarines por los “montes de su propiedad” ¡toma ya!, lo que nos faltaba, ni siquiera poder andar por el monte de nuestro entorno o por cualquier monte porque está en manos de individuos que se arrogan su propiedad como si fuera su finca particular. Y,¡ hay que ver!, el paseo ha sido desconvocado.

Ya la Comunidad de Montes de Ardán dio el espectáculo al intentar llevar a cabo una reunión que fue calificada de irregular. Es el modus operandi de ciertos individuos que se han hecho dueños de todo sin ser nada; sin ser nada más que vecinos, y ejemplos hay en otros montes de Marín que claramente obran u obraron de forma similar cuando les convino y, a pesar de la irregularidad manifiesta de ciertos acuerdos tomados, se quedaron con la razón que no tenían porque, entre otras cosas, el ayuntamiento y la Xunta de Galicia, que esos sí que son los representantes del pueblo, se ponen de perfil acaso porque en esas directivas de las comunidades están sus adláteres y no vaya a ser que se enfaden y no voten, ni dejen votar, a las próximas.

Dudo mucho, pero mucho, o al menos no puedo comprender, que se pueda impedir pasar por el monte porque haya un grupo que se arrogue su propiedad. Si es cierto que pueden mangonear así el espacio público, estaremos ante una incongruencia y ante una injusticia social sin parangón aunque ya estamos viendo que en este país puede pasar de todo mientras no reviente algo, que ya veremos.

Lo que tendrían que hacer las comunidades de montes es ser claras y concisas y explicar con claridad meridiana en qué posición están, qué les atrae de los molinos si es que les atrae algo, que puede ser la “belleza” de su aportación al paisaje o la indignidad de venderse a sus instaladores por un plato de lentejas.

Y como las cosas no están nada claras, porque no las aclara nadie acaso hasta que sean hechos consumados, a un servidor le huele a podrido el monte de Morrazo. Y a ver a quién le alcanza este tufo que no se puede aguantar aunque mucho me temo que, si alguien tiene la basura en la mano, después, cuando ya no haya remedio, dirá aquello de “que me quiten lo bailao”. ¡Qué pena, Señor!.