The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

Embellecer los colectores de las aguas caídas del Cielo

Carriola. Santiago Pazos Moreira. 29.07.22

Hace bastantes años que tengo una inquietud dirigida a conservar una serie de elementos que, aunque aparentemente pasan inadvertidos con carácter general, forman parte del paisaje urbano desde tiempo inmemorial que, como tal elemento casi estructural, son dignos no solo de conservación sistemática si no, merecedores de su rescate y proliferación debidamente reglamentada en los instrumentos y ordenanzas que regulan el urbanismo de nuestro municipio incluso, aplicar la misma regla en el ámbito de nuestra Comunidad Autónoma.  

Se trata  de proteger y ampliar obligatoriamente, la existencia de los tramos finales de las bajantes de aguas pluviales de las edificaciones a la antigua usanza decir; obligar a rematar las mentadas bajantes hasta su encuentro con el mismo suelo, con elementos consistentes y bellamente torneados de multitud de formas y maneras que, como desde hace mucho tiempo se venían fabricando, siendo el hierro fundido el metal idóneo para la ocasión.  Recordaremos incluso que el mentado “artilugio” procuraba un sinfín de mano de obra, existiendo modelos por doquier y famosas fábricas de fundición dedicadas especialmente  a ello, destacando los Talleres Tiburcio en Marín y Talleres Pazó a orillas del rio Lérez en Pontevedra. 

Así las cosas, desaparecería el grotesco espectáculo que ofrecen las modernas bajantes de PVC o metales de poca consistencia que son literalmente machacados por los “tuercebotas” que merodean por nuestras ciudades.

Fue algo que se me escapó en multitud de reuniones con equipos de urbanistas y que es hoy día que siento haberlo obviado por ello, recurro al buen hacer de las corporaciones locales por dar encaje al tema que, para recuerdo   de los que peinamos algo de canas.

Adjunto una pequeñísima muestra del asunto.  Imagínense que se accediera a la idea y volviera Marín a engalanar hasta los elementos más humildes de su estructura urbana.