The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

Entrevista a Celso Rosales en la que analizamos la situación inmobiliaria de Marín

Carriola. Redacción. 30.07.22

Hoy analizamos con Celso Rosales de la empresa CERTO INMOBILIARIA, -en una primera parte de dos-, la situación de Marín en este sector, lastrada en construcciones por un PXOM inservible, a juicio de los entendidos en la materia, con un sistema de Polígonos que no permite prácticamente hacer obra nueva, lo cual ha subido los precios de tal manera que estamos, con una calidad muy inferior, al nivel de precios de municipios cercanos muy turísticos como Cangas, Bueu o incluso Pontevedra

C.-¿Cuál es la situación del mercado de alquiler marinense?

C. R.- La situación del alquiler en Marín sufre la ley de la oferta y la demanda, con precios totalmente disparatados, bastante más caros con respecto a una compra, y todo ello porque no hay pisos. Una familia de cuatro miembros no encuentra nada para alquilar de menos de 450/500 euros, y eso contando con la buena suerte de que aparezca algo de lo que entra en el mercado esporádicamente, pues la bolsa de alquiler es verdaderamente escasa. Puedes encontrar algo por menos, del tipo cuarto piso sin ascensor, pisos antiguos, y realmente si lo quieres bien, y si no te lo quitan de las manos porque hay demasiada demanda.

Además hemos que tener en cuenta que ahora nueve de cada diez propietarios piden garantías de pago para no quedarse sin el dinero del alquiler a la primera de cambio; por un lado resulta muy complicado para quien quiere alquilar y es mileurista o vive solo de las ayudas, porque en ese caso no es posible hacer el seguro del alquiler o presentar el aval bancario que solicita el dueño de la propiedad, y muchas veces, o aguantan en el lugar en el que están ya alquilados o se buscan algún otro lugar que realmente no cumple las condiciones para la vida de una familia.

Las personas con pocos ingresos, por otra parte, se meten por necesidad a veces en alquileres de los que no pueden satisfacer el importe, y eso genera muchos problemas de retrasos, denuncias e incluso desahucios judiciales, punto al que nadie quiere llegar pero que en ocasiones es la única opción para los dueños de pisos.

Se tiene dado la circunstancia de que viene una familia con dos pensiones, una no contributiva y la segunda de escaso importe, que no consiguen alquilar nada porque con la cantidad de dinero que consiguen al mes los seguros no les aceptan para la cobertura del alquiler. Se dan aquí muchas situaciones terribles, porque las personas se desesperan buscando un lugar donde vivir que a veces no encuentran. Y aquí debería meterse el Concello y Asuntos Sociales, porque las agencias no somos ONGs y no podemos hacernos cargo de conseguir siempre, que a veces lo hacemos, lugares para ellos.

Celso Rosales, en su agencia inmobiliaria donde atendió a las cuestiones de Carriola

 

C. ¿Estamos en la misma situación si hablamos de plazas de garaje?

C.R. Efectivamente, las plazas de garaje son un mundo parecido al de los alquileres y un mercado complicadísimo en Marín, porque además de no haber, las pocas que existen que se alquilan no cumplen las medidas de los coches de hoy, porque en la actualidad los coches son muchos más grandes y la mayoría de los bajos son antiguos, de más de 15 años, tienen columnas en medio y es difícil hacer plazas de garaje adaptadas a la legalidad en estas condiciones. Existe además una bolsa de bajos que en principio no fueron pensados para ello pero que podrían dedicarse a hacer garajes privados, pero el departamento de urbanismo no siempre concede el vado necesario para poder hacerlo, y entonces es un problema porque, al no haber edificios ni bajos nuevos y al aumentar el parque automovilístico, cada vez suben más los precios.

 C. Y hablando de edificios, ¿Por qué en Marín no se construye vivienda nueva si hay demanda?

C.R. Este tema tiene una respuesta muy fácil. Marín es un lugar menospreciado por el público con respecto a localidades limítrofes, y en el caso de los pisos, por ejemplo, mientras en Pontevedra se hace un edificio de obra nueva y se venden los pisos en unos 150.000 o 190.000 euros y no le duelen prendas para ello, en Marín nadie paga más de 140.000 por uno. Es por eso que los promotores que quedan en Marín no se atrevan a iniciar proyectos nuevos, porque saben que está muy difícil conseguir ventas a buen precio de mercado en Marín. 

Ninguna promotora inicia la construcción de un proyecto sin el 35% vendido, y en Marín hay un caso muy reciente de una promotora grande que inició la venta de un proyecto y lo retiró del mercado por la ausencia de ventas. Ese solar se quedará vacío de momento.

C. ¿Y los impuesto son otro obstáculo?

C.R. Sí, otro enorme problema es el Impuesto a liquidar de una compra en Facenda de la Xunta de Galicia tiene mucha culpa de que no se vendan terrenos que hay en Marín y que darían una buena edificación, porque imaginemos que un dueño quiere por su terreno 90.000 euros. En el momento de la compra y en el Notario hay que liquidar el impuesto del valor de referencia catastral que tiene, unos 300.000 o 400.000 euros. Antiguamente comprabas, liquidabas el impuesto por la cantidad que comprabas y luego venía Facenda y te exigía una paralela en la que podías litigar con ellos; con la nueva ley que entró en vigor el uno de Enero de este año, este valor hay que afrontarlo desde la compra y no hay posibilidad alguna de hacerlo sin afrontar el impuesto, lo cual ha frustrado muchísimas ventas, y lo sigue haciendo, ya no solo de particulares, sino también de pisos de bancos, de embargo o lotes de propiedades que podías conseguir antes a buen precio y ahora menos por culpa de este impuesto.

PD: Agradecemos desde Carriola a Celso que se haya prestado a la realización de esta entrevista de la que publicamos hoy la primera parte; es un tema muy preocupante y de interés para el público porque realmente se viven situaciones totalmente rocambolescas con familias que necesitan una vivienda o tienen cualquier otra necesidad inmobiliaria y no encuentran posibilidades. La próxima semana, la segunda parte.