The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

Otro frustrante golpe que el Puerto de Vigo asesta al de Marín

Carriola. Julio Santos Pena. 17.04.24.

julio@carriola.es

Ayer, leyendo el Faro de Vigo en su página 13 sufrí un nuevo “palo” al ver el titular de un artículo de R.V. que dice “El puerto vigués da un impuso a los tráficos frutero y de pesca con su nueva conexión con Sudamérica”

¡Otra vez Vigo!, pensé de inmediato al enterarme por este medio que la Autoridad Portuaria de Vigo anduvo diligente en su gestión, como corresponde a un estamento que dirige la potente rada viguesa, y se llevó para sus instalaciones una nueva línea de fruta, la de la naviera “Hapag Lloyd”,  que incrementará sensiblemente los tráficos de fruta en los que Marín hace unos años era una potencia significativa con unas instalaciones modelo y unos servicios portuarios envidiables que, en cambio, las empresas que aquí estaban prefirieron abandonar para los pájaros, y así nos va.

La Autoridad Portuaria de Marín, toda ella, se cansó de vanagloriarse por aquel entonces de la terminal de fruta marinense cuya actividad daba trabajo a cientos de personas por la frecuencia y la cantidad de descargas que se efectuaban, como hacen también con el pescado congelado que ya veremos lo que ocurrirá si esto sigue así. Bien es verdad que las empresas navieras, en su mayoría, carecen de corazón humano y se rigen solo por sus intereses, cosa que podemos considerar lógica, pero son capaces de dejar en la estacada a cientos de familias mirando solo sus beneficios hasta que, como ya tiene pasado, en el puerto donde recalan, las cosas se pongan difíciles por cualquier motivo y, entonces suelen volver prometiendo lo imposible para volver a escapar cuando en el otro lado se arreglen los conflictos.

La llegada de grandes containeros fue un doloroso espejismo

No me invento nada porque eso ha ocurrido hace unos años con aquella aparente decisión de una gran naviera de operar en el Puerto de Marín con sus contenedores, cuando iban a traer grandes buques atestados de teus porque en Vigo el puerto se había puesto en las patas de atrás. Y así fue, porque, en efecto, trajeron unos cuantos superbarcos que movilizaron nuestro puerto un par de meses pero, en cuanto en Vigo se aclaró el panorama, “fuxiron” de nuevo dejando las inversiones que se hicieron aquí con tal motivo, al pairo. La herencia para Marín fue el depósito de contenedores vacíos frente a la alameda con la que nos regalan la visión más lamentable del paisaje portuario cada día.

Y unos años más atrás ocurrió algo parecido en el sector pesquero con los barcos del Gran Sol. En un momento en que a los armadores le ponían en Vigo los ganchos de los arrastradores en la garganta, decidieron regresar a Marín. Unos meses duró aquella maravilla de revitalización de nuestra lonja pero. ¡oh espejismo!, en cuanto retiraron los ganchos del pescuezo de los armadores, allá se fueron de nuevo dejando a Marín con un palmo de narices que quisieron suavizar mandando un barco cada día de descarga aquí, lo que duró menos que un suspiro, sumiendo de nuevo nuestra lonja casi en la miseria, sostenida a duras penas por unos pocos barcos de bajura y uno o dos de altura comprometidos con este pueblo, que son lo que tenemos en la actualidad dando algo de tarea a los trabajadores de tierra..

Pero, ante esta realidad, leemos con frecuencia en los medios los anuncios de magníficos crecimientos del Puerto de Marín como si fueran un triunfo, cuando se deben a las enormes cantidades de graneles que llegan aquí y suman toneladas pero nada más, y hasta, si me dejan elucubrar, tengo la sensación de que ese movimiento se debe a la presencia del tren en el puerto pues, creo, si no contáramos con la red ferroviaria, ese trafico se iría seguramente para el norte de nuestra Comunidad..

La Autoridad Portuaria de Marín, con su presidente al frente, sus múltiples consejeros, todos ellos bien pagados, entre los que hay representación municipal marinense, y su personal técnico y administrativo, debería hacérselo ver y lamentar que una vez más, el Puerto de Vigo nos haya birlado en buena lid para ellos, un tráfico tan importante que, según teníamos entendido con esperanza, estaba destinado a Marín. Aquí falla algo, señor presidente.

En mayo recalar el "Amera"´en Marín

Y no me extrañaría que, dentro de unos días, se vanaglorien anunciando la llegada de un barco de pasajeros, el “Amera” un crucero de tercera división que nos visitará en Mayo; un barco que tiene 36 años de antigüedad y cuya presencia en Marín será celebrada a bombo y platillo por la Autoridad Portuaria para presumir de gestión y de resultados aunque en ningún caso enjugará la pérdida de esa línea de fruta, que se la comió Vigo, una vez más, lo que será el contrapeso negativo que se opondrá al triunfalismo.

Confieso que un servidor no sabría que hacer para evitar esta situación  pero me exime de responsabilidad que no tengo el sueldo que tienen los que lo tienen para tratar de conseguir mejorar los resultados, no en toneladas solamente, sino en rendimiento económico para la población que sufre la presencia de una cada día más antipática rada que nos dejó sin nuestra fachada costera en los últimos treinta o cuarenta años.

Verdaderamente, me siento defraudado en mis eternas expectativas. Pues sí.