The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

...Y después del colegio Inmaculada, llegó el San Narciso

CarriolaJ. Santos Pena.24.01.22

 En días anteriores, revisando el libro de Cendán Vilela “Marín en las Tarjetas Postales Antiguas” nos detuvimos en el inicio de la educación o, más concretamente, en la creación de colegios en Marín. Recordemos que e 1899 se inauguró el Grupo Escolar que recogió las escuelas unitarias que había con bastantes deficiencias por el pueblo y, en 1908, se abrió el colegio Inmaculada, regido por Hermanas de la caridad y promovido por el cardenal Martín Herrera en la necesidad de contrarestar la llegada de los pastores evangélicos que hicieron mella en la sociedad católica de entonces.

Y, mientras se hacía real la sustancial mejora educativa que supuso el colegio Inmaculada para chicas, también hubo seria inquietud especialmente por los chicos, y se creó un “Patronato Católico de Marín” que tenía como fin abrir escuelas en las que, además de las materias propias de cada nivel, se instruyese en la enseñanza de la Religión católica, por supuesto, que para eso la labor fue iniciada por el cardenal Martín Herrera.

Un colegio , verdadera institución de aquel tiempo fue el de “San Luis Gonzaga” que se abrió bajo la dirección del capellán Serafín Tubío Costa, ocupando una de los locales que antes del Inmaculada, habían utilizado las primeras hermanas de la caridad. Allí mismo, dos años más tarde, se empezó a impartir escuela nocturna para instrucción de obreros. Fallece Serafín Tubío en 1904 y le sustituye en la responsabilidad José Trasande Vicente.

En 1899 Narciso Nores Salgado se hace con la presidencia del Patronato y se involucra personalmente en dotar a Marín de los mejores medios para la defensa de la Iglesia Católica como demostró con su implicación de la construcción de un templo nuevo y en la mejoría de los colegios San Luis Gonzaga e Inmaculada Concepción.

Estampa del impresionante edificio para aquellos tiempos de su construcción

 

Nores Salgado se empeñó también en crear un gran colegio para chicos y ahí se inició la presencia en Marín de la Comunidad de los Padres Paúles que se hicieron cargo del Colegio San Narciso que, gracias a las laboriosas gestiones de Narciso Nores, se ubicó al lado del cementerio viejo, en un terreno legado por Garzón con forma de ángulo recto, siendo uno de sus frentes al campo de la feria y, el otro, hasta la entrada al cementerio por entonces ubicado, aproximadamente, donde hoy está el primer tramo de la calle Ezequiel Massoni.

El nuevo edificio calificado como “soberbio” en los medios de la época, constaba de  bajo, primer piso y galería corrida en la parte posterior de las dependencias contando con seis aulas en el bajo, con capacidad para 40 alumnos cada una; recibidor, despacho del director. En  el primer piso, además de las habitaciones para el profesorado, tenía dos salas destinadas a museo, biblioteca y gabinete de Física, Química e Historia Natural. En cuerpo separado del colegio propiamente dicho se encontraba la cocina y demás dependencias. En suma un edificio sobrio y elegante que daría un empaque importante a la zona de su ubicación, justamente frente al del no menos sobrio del Colegio Inmaculada.

Padres Paúles, profesores seglares y alumnos del año 1943

 

En el año 1925, el Visitador de los Paúles inspecciona las obras y el 7 de enero del mismo año, llegan al nuevo colegio los Padres Paúles encargados de la enseñanza. Es el momento en que, el Colegio San Luis Gonzaga desaparece para integrarse en esta nueva realidad y, la casa que había utilizado se alquila para cuarel de la Guardia Civil. El “San Narciso” se pone en marcha con su primer Rector, el Padre Marvá Amigo, y seis profesores de la propia Orden Religiosa. Tras ellos llegaron otros muchos que cubrieron las necesidades educativas que para el sector católico existían y en su referencia, Manuel Cendán, nombra a los padres Juan, Felipe, Gutiérrez, Alcalde, Marcos, López, Gómez, y Eguren, de grato recuerdo todavía hoy la mayoría de ellos,  entre quienes fuimos sus alumnos.

Y durante décadas permaneció abierto este centro del que salieron multitud de jóvenes bien preparados para enfrentarse a estudios superiores y altos cargos de todo tipo. Cumplió además este centro una importante labor social porque, muchos de los alumnos de sus aulas, eran también internos procedentes de otras localidades que no contaban con tan excelente colegio, o también, chicos cuyos padres se habían ido a la emigración y quedaban bajo la protección del San Narciso largas temporadas en tanto no regresaban ellos.

Ya a finales de los sesenta del pasado siglo, la comunidad de los Padres Paúles decidió que era momento de mejorar la oferta educativa y, contando con un terreno en Chan do Monte decidieron construir allí un nuevo colegio. Se adquirieron y añadieron las parcelas necesarias para ello y, siendo rector el Padre Maside y ecónomo el padre Otero se construyó un complejo educativo de los pocos que puede haber en España con similares prestaciones para una enseñanza mixta accediendo desde entonces al centro chicos y chicas. Al mismo tiempo se vendió el viejo edificio con todo el terreno delantero por 60 millones de pesetas al ayuntamiento que tras su demolición, construyó el que hoy se denomina Parque Eguren. 

La carencia de vocaciones religiosas ha terminado por desanimar a la orden de los Paúles a continuar con el colegio que hoy se encuentra dentro del organigrama de una gran empresa educativa y figura como “CPR Plurilingüe SEI San Narciso” sufriendo en los dos últimos años una considerable transformación y adecuación a los más modernos métodos educativos.

Con esta referencia a la “Escuela” en Marín desde finales del siglo XVIII y principios del XIX, terminamos la sección que Manuel Cendán hace su su libro y, respondiendo a alguien que tiene el interés de recoger los anteriores relatos basados en el trabajo de Manuel Cendán, informamos de que abriendo la página de Carriola de Marín y pulsando en las rayitas que aparecen en la parte superior izquierda aparece una opción de “Búsqueda avanzada”. Pulsando ahí se abre una ventana en la que basta pones el nombre Manuel Cendán para que se puedan leer todos los artículos que hemos ido publicando extraídos de su magnífica obra histórica, pura historia relativamente reciente de Marín.