The current Bet365 opening offer for new customers is market-leading bet365 mobile app You can get a free bet right now when you open an account.

Los sábados hablamos de seguros

Todas las motos acuáticas deben tener como mínimo un seguro que cubra la responsabilidad civil obligatoria y las destinadas a alquiler deben contar con seguro de accidentes para ocupantes.

 Por Raimundo Calviño(*)

Con la llegada del calor los deportes acuáticos se convierten en una buena alternativa para disfrutar del tiempo libre. Una de las opciones que más éxito tienen son las motos acuáticas. Ya sea en el mar, en un pantano, o en un lago, el uso de estas motos está cada vez más extendido. Por ello, se hace imprescindible cumplir todos los requisitos de seguridad que exigen y que están recogidos en el RD 259/2002 de 8 de marzo sobre las medidas de seguridad de las motos de agua. En el caso del uso particular de la moto (no el alquiler), uno de ellos es haber obtenido alguna de las titulaciones necesarias para su navegación (Patrón de Moto Náutica A, B, o C, Patrón para Navegación Básica, de Embarcaciones de Recreo, de Yate, o Capitán de Yate), además de haber cumplido 18 años, o 16 bajo consentimiento expreso de los padres o tutores. Otra de las cláusulas imprescindibles y obligatorias para el uso de motos acuáticas es contratar un seguro apropiado a estos vehículos en función del uso que vayan a tener.

 Coberturas obligatorias para las motos de agua

En España, es obligatorio que cuenten con un seguro todas las embarcaciones de recreo o deportivas propulsadas a motor, incluidas las motos acuáticas, y aquellas que aunque carezcan de motor, tengan una eslora superior a 6 metros. No asegurarlas se considera una infracción grave y podría implicar una multa de hasta 20.000 euros. Eso sí, dependiendo del uso que vaya a tener la moto, el seguro debe incluir unas coberturas u otras.

 Seguro de RC obligatoria, para todas las motos de agua

Todas las motos, independientemente de cuál sea su uso, deben contar con un seguro que cubra como mínimo la responsabilidad civil obligatoria. Esta condición está regulada en el reglamento del seguro de responsabilidad civil obligatoria para embarcaciones de recreo o deportivas. Según se contempla en él, esta garantía debe cubrir los posibles daños que puedan causar a terceros tanto los propietarios de las motos de agua, como las personas autorizadas por el propietario para conducirlas, e incluso los esquiadores o los objetos que pueda arrastrar. Deben quedar cubiertos tanto los perjuicios materiales, como los personales que se causen a terceros, a las instalaciones marítimas o a los puertos deportivos, ya sea a causa de un impacto u otro tipo de accidente.

La ley también fija las cuantías máximas de la indemnización. El límite por daños personales por víctima es de 120.000 euros, hasta un máximo de 240.000 euros por siniestro. En cuanto a daños materiales la ley fija la cuantía máxima en 96.000 euros.

Este seguro debe contratarse tanto si la moto se usa, como si se encuentra atracada a flote. También deben hacerlo todas las embarcaciones que pretendan navegar por aguas territoriales españolas, siempre que tengan entrada o salida desde un puerto español, e independientemente de que en su país de origen no sea obligatorio.

 Exclusiones

Como todos los seguros de responsabilidad civil, lo que queda cubierto por éste es únicamente el daño que se cause a terceras personas, y no los propios. Es decir, si por ejemplo el tomador o el propietario se lesionara o falleciera a consecuencia de un accidente en este vehículo, los daños que sufriera no quedarían cubiertos por el seguro de RC. Tampoco los que pudiera sufrir la propia moto de agua, o los que pudiera causar el vehículo durante su permanencia en tierra, entre otros.

Las motos de competición, un seguro especial de RC

Además, otra de las circunstancias en las que esta garantía no ofrece cobertura es en el caso de la participación en competiciones de cualquier tipo, o durante los entrenamientos de éstas. Las motos acuáticas que estén destinadas a este fin deben suscribir un seguro especial que cubra la responsabilidad civil para este tipo de eventos. Como mínimo esta póliza debe ofrecer un alcance y unas indemnizaciones iguales a los que proporciona la cobertura obligatoria para el resto de motos de agua.

(*) Raimundo Calviño es agente de seguros exclusivo de Ocaso